Una empresa de Coctelería para bodas en Sevilla, nos hacía llegar hace unos días las distintas experiencias que ha tenido en sus eventos a la hora de disponer de fruta fresca de la primera calidad.

«No siempre es fácil disponer de ella» nos decía con un punto de resignación su propietario, y por ello decidimos asesorarle para facilitarle esta labor.

Cuando los clientes finales pueden acceder a frutas y verduras de la máxima calidad y en las mejores condiciones, se convierten en fieles seguidores de nuestro negocio. Esto no solo implica tenerlos como clientes asiduos si no, que hagan de embajadores de nuestra marca para los suyos y su entorno.

Es por esto que debemos esforzarnos cada día en ofrecer lo mejor a cada uno de ellos, frutas y verduras de primera calidad y fidelizar a clientes, haciendo que nuestra marca, nuestro nombre comercial, crezca con cada venta.